Leyendas y Personajes Jacobeos en el Santo Reino de Jaén I

jueves, 7 de septiembre de 2017

LEYENDAS, PERSONAJES Y ANECDOTAS JACOBEAS CON REFERENCIA AL SANTO REINO DE JAEN

I

ALFONSO EANES DE COTON

TROVADOR

 
               Es uno de los mas famosos trovadores gallegos del siglo XIII, durante siglos se dijo que nació en Negreira, localidad cercana a Santiago de Compostela, primera parada en el camino con destino a Fisterra, aún hoy existe el Pazo de Cotón a la salida del mismo camino, lugar de foto obligatorio para los peregrinos del siglo XXI. En estos últimos años al descubrir una escritura de una vivienda en Santiago a nombre de su padre, Iohannes Cothon, se le atribuye por tanto que pudo haber nacido en la capital gallega.



               Acompañó a la Corte de los Reyes allá donde había campaña contra los infieles, tanto del rey Fernando III el Santo como de su hijo el rey Alfonso X el Sabio, al que le unió mas que las armas, "las cantigas", de hecho el propio rey escribió sobre el y su discípulo.


               Fué Alfonso Eanes un bohemio de la época, le gustaban las tabernas, el vino, el juego, la juerga y las “soldadeiras”, mujeres que cantaban y bailaban tanto a cortesanos como a la soldadesca, en todo caso entre batalla y batalla entretenían al personal. Alfonso anduvo el Camino Francés durante bastante tiempo detrás de una de ellas llamada la “soldadeira de los trovadores”, su nombre Maria Pérez Balteria, soldadeira que encadiló a mas de un trovador incluido el propio rey Alfonso X el Sabio.



               Pero volvamos con nuestro personaje, estuvo presente en las conquistas de Sevilla y Córdoba y como no, también en Jaén estuvo presente desde el invierno de 1245 en el último asedio a la ciudad amurallada y a su Alcazaba, pudo presenciar como el rey Alhamar entregó las llaves de la Alcazaba de Jaén a Fernando III el Santo, así lo demuestran los siguientes versos:

                                                       Pero da Ponte, ou eu non vejo ben
                                                       Ou de pran essa cabeÇa non é
                                                       A que vos antaño, per boa fe,
                                                       Levastes quando fomos a “GEEN”





               Este trovador, del que se conserva parte de sus cantigas, sobre todo de escarnio o maldecir, acabó sus días en una taberna de Ciudad Real, por entonces Villa Real en el año 1266, acuchillado por su discípulo y escudero Pero da Ponte,  que supuestamente le robó unos cantares, incluso el propio rey Alfonso X conocedor de ambos acusó a Pero da Ponte en una cantiga de este asesinato.



         Se cumplió el "adagio": al maestro, cuchillada presto.


Jacinto Fuentes Mesa
Abuelo, Contador de historias y Peregrino.

FUENTES:
  • xacopedia.org
  • albertosolana.wordpress.com
  • iconosmedievales.blogspot.com


CAMINO DE SAN ANTONIO, CAMINO HISTORICO Y POETICO ENTRE DOS CIUDADES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

martes, 5 de septiembre de 2017

    Siento bastante emoción incluso antes de que mis pies echen a andar, rescatar de la memoria de los mas viejos del lugar un camino escasamente dificultoso, cargado de historia, casi olvidado por los nuevos habitantes del lugar y casi abandonado por aquellos que mandan. El llamado Camino de San Antonio unió durante siglos a dos ciudades singulares de nuestra provincia, dos Ciudades PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Mil gracias derramando
pasó por estos sotos con presura
y yéndolos mirando con sola figura
vestidos los dejó de fermosura.
....
(1)

     Desde que supe de él, lo he transitado varias veces, sobretodo porque deseo sentirme identificado de un camino que une a estas joyas del Santo Reino de Jaén y mas aún cuando también he ido aprendiendo de su historia y de su marcado sabor poético que le dieron cada uno en su tiempo , dos insignes poetas, San Juan de la Cruz y Antonio Machado.

     También me pregunto como las gentes del lugar, sabiendo de él, pueden dejar perder esa unión que hacen de dos sitios tan singulares y bonitos a la misma vez. Olvidar la existencia de este milenario camino por parte de los ubetenses o baezanos sería olvidarse de sus propios ancestros, por aqui pasaron arrieros, carboneros, recoveros, lateros, paragüeros, canteros, peregrinos, cuerdas de presos, expediciones con mercaderes, diligencias, incluso ejércitos buscando mayor gloria para sus señores y reyes, también inspiró momentos poéticos, este camino con un principio y un final en la ciudad que mas apetezca, llenas de piedras viejas que hablan por si solas y unas vistas hacia el infinito con una belleza natural impagable.


Desde mi ventana,
¡campo de Baeza,
a la luna clara!
¡Montes de Cazorla,
Aznaitin y Mágina!
¡de luna y de pidera
también los cahorros
de Sierra Morena!
..........
(2)


     Empiezo los primeros pasos de mi ruta en la Basílica de Santa Maria de los Reales Alcázares de Ubeda, me propongo llegar a la Catedral de la Natividad de Baeza utilizando el antiguo Camino de San Antonio. El propósito no solo es andar por andar como cualquier jornada de senderismo, puedo decir que hay senderos y caminos mas bonitos, pero mover los pies por este camino es reivindicar en cada paso la propia historia de dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, rescatar la memoria de un nexo de unión que puede y debe afirmar la unión cultural de ubetenses y baezanos, el propio Camino de San Antonio es también Patrimonio de las dos ciudades, fué y sigue siendo su nexo de unión mas antiguo, durante siglos y hasta no hace mas de 50 años este camino llevó a todo tipo de personas, bien a pié o en carros o en mulos.

     Asciendo la por la Calle Real dejando a un lado y a otro casas, palacios, teatros, piedras viejas que que saben de leyendas, en la Plaza de Andalucia donde ya hubiera traspasado la Puerta de Toledo ubetense, observo y me imagino junto a la Farmacia de Almagro un tiro de caballos, una Calesa o un Cupé, y dentro en la rebotica a D. Antonio Machado hablando en distendida tertulia con sus amigos.



     Sigo al frente, calle de los Mesones y a poco el Hospital de Santiago, pregunto a gente mayor y me sacan de dudas, por aqui entraba el camino a la ciudad o salía de ella, me cuenta una persona mayor, muy parlanchina, que hubo ermitas y junto a la Plaza de Toros un convento y que a partir de aqui ya todo era campo y por supuesto camino.

     Por aqui paseó San Juan de la Cruz sus idas y venidas a las dos ciudades y ¡como no!, por aqui transitó Antonio Machado en sus viajes cortos de Baeza a Ubeda y vuelta después, tras charlar en animadas tardes los temas de actualidad. De estas andanzas surgieron versos del Profesor Machado cuando a la vuelta de sus tertulias veia en el horizonte la torre de la Catedral baezana y alli arriba en el ventanal veria cruzar a la lechuza dentro de la Catedral:

Por un ventanal,
entró la lechuza
en la Catedral.
San Cristobalón
la quiso espantar,
al ver que bebia
del velón de aceite 
de Santa Maria.
............
(2)


     La primera parte del camino una vez fuera de Ubeda es la mas parecida a un viejo camino, bien delimitado por vallas de piedra y algún que otro àrbol de sombra, en un pequeño repecho al llegar arriba hay que echar la vista atrás y alli al fondo aparece Ubeda, con sus torres erguidas y el rumor de una ciudad con trajín comercial, volviendo al frente y una vez pasado un encinar, casi es la mitad del camino, el sendero cambia, aqui el progreso ha metido el diente y sus máquinas modernas han variado el trayecto, se convierte en un camino rural, solo paso de vehiculos agricolas, de vez en cuando ciclistas y poco mas, mientras, llegas a las curvas y recurvas para salvar la autovia y la carretera, y allí siempre al frente, Baeza, su fisonomia, su Catedral donde la lechuza sobre el olivar lleva en su pico un ramito verde a Santa Maria:

Sobre el olivar,
se vió la lechuza
volar y volar.
A Santa Maria
un ramito verde
volando traia.
¡Campo de Baeza,
soñaré contigo 
cuando no te vea!
.....
(2)

     Llegas a Baeza algo mareado para salvar las carreteras y su progreso y te llevas una sorpresa, allí en lo alto cuando coronas la ciudad dos hitos de piedra te anuncian donde estás y por donde has venido, Camino de San Antonio, poco mas que callejear para llegar a la Plaza de Santa Maria y a la Catedral, Baeza señorial, limpia y guapa.


     No quisiera terminar sin reclamar un camino que se olvida, pero que aún está y existe, ahora tan de moda el senderismo, volver a hacer esta vereda especial, aunque no igual a lo que hubo, conocer paseando por ella los versos que los dos poetas compusieron transitándola o hacer un descanso con las ciudades en el horizonte tanto a un lado como a otro.


     Donde hubo gente hay recuerdos y con el paso del tiempo hay que buscar su memoria, su historia y por supuesto interpretarla.

Jacinto Fuentes Mesa
Abuelo y peregrino.

(1) Poesias completas. San Juan de la Cruz.
(2) Nuevas Canciones. Antonio Machado.





DE ALCALA LA REAL AL NACIMIENTO DEL RIO SAN JUAN PASANDO POR CHARILLA

sábado, 10 de junio de 2017



                No hubiera imaginado empezar a andar en un lugar tan raro como es la explanada de los Llanos de Alcalá la Real y descubrir asombrosamente este lugar al que me he encaramado, tantas sorpresas para empezar un ruta que no voy a olvidar en muchísimo tiempo.
                Para empezar en Los Llanos no hay árboles, los matorrales si existen y si te dedicas a pasar las manos y a mover las ramitas no pararás de oler “a campo campo”, tomillo, romero, lavanda, la primera impresión fué ver una extensa planicie sin árboles pero espectacular, quizás con algún aspecto de haber llegado a la Luna o al planeta Marte y aún asi todavía quedaban mas sorpresas.




                Busco como volver bajar al centro de Alcalá y el espectáculo visual al fondo es impresionante, me pregunto varias veces si he venido a visitar Alcalá y conozco el Centro, la Mota, el Museo en el Palacio Abacial, iglesias, etc., ¿como nunca se me ha ocurrido subir a este mirador natural y ver lo que veo?, porque si has venido y no has subido aquí, te falta algo importante por ver de esta maravillosa ciudad. Sería difícil hablar de la perplejidad con la que te quedas, no paras de ver auténticas postales de ensueño de una localidad especial, singular y sin duda alguna hermosísima.


                Pero hay mas, andorretear por el Barrio de las Cruces, serpentear sus primorosas calles, observar su limpieza, otear las imágenes que te ofrece el horizonte, sentir quizás la armonía de los moradores del barrio con su propio territorio, imaginar la complicidad con las autoridades para pasar de ser un barrio que no decía nada bueno a ver un barrio espectacular, un lugar a visitar que no se puede uno perder en esta maravillosa localidad.
                Podria contar mas sorpresas para la retina, pero dos motivos me lo impiden, la primera es invitar a que lo conozca la gente in situ y la segunda es que tengo que iniciar de una vez por todas mi camino hasta el Nacimiento del Rio San Juan en el término municipal de Castillo de Locubin.


                Tras abandonar poco a poco Alcalá por sus calles, cojo un camino que me llevará en primera instancia a la aldea alcalaína de Charilla, mi sorpresa es que el camino es de esos que se encuentra bien delimitado, bien encauzado, vamos de esos que sabiendo que ando por tierra que fué de frontera me deja fantasear y poner mi imaginación a merced de que en cualquier curva o final de repecho me aparezca alguna escaramuza de soldados musulmanes o de cristianos o porque no, un rebaño importante de ovejas y cabras, muy normal de esta zona. Conforme ando me gusta el camino, me sorprende como no muy lejos de donde doy mis pasos, el aire ha cincelado un paredón natural a mi derecha, y como al fondo aparecen atalayas o torres vigías de un territorio que lo mismo era cristiano que musulmán, que lo mismo lo avasallaba un conde que un reyezuelo musulmán, sobre estas torres y atalayas me decía Vicente Oya que eran “auténticas vigías y guardianes del camino a través de la noche de los tiempos”, ¡¡¡ hay Don Vicente cuanta razón ¡!!, siempre estas torres y castellones vigilantes de los caminos.


                Conforme nos acercamos a una de ellas nos sorprende que casi a sus pies surge una pequeña aldea, se llama Charilla, antes de llegar a un “zig zag” del camino nos sorprende un rebaño de cabras y ovejas con su pastor, con sus perros ordenando y mandando y mirándonos con cierto recelo. Llegamos a Charilla, muy limpia y silenciosa, parada obligatoria ante la Iglesia dedicada a su patrona la Virgen del Rosario, por aquí me cuenta un paisano del lugar que se vio guerrear a San Sebastián espada en mano contra los sarracenos, camino despacio y fisgoneo sus casas, su calles y arriba la Torre de Charilla, donde no hace muchos años unos niños encontraron un tesoro y asi poco a poco abandono la aldea camino de la Hoya de Charilla, el camino envuelve, va y viene, siempre o casi siempre dejándose caer, al frente la torre vigia del Puerto de Castillo de Locubin, cerca sus cortados y en la lejanía, cortijos y caserios abandonados, lugares que fueron de trajin de campos y cultivos y que ahora solo tienen recuerdos a los mayores que por aquí vivieron y lucharon por mantenerlo, mantenerlo para darle su sustento, para vivir e ir tirando. El campo no cambia, encinas, quejigos, olivos, cerezos, nogales, almendros, muchos almendros y mientras los pasos me hacen avanzar en el camino que baja buscando arroyos, ahora secos y un nacimiento de un rio donde acabar la ruta.


                Mientras caminamos otro rebaño, con su pastor al frente, saludando sorprendido a unos caminantes, forasteros raros andando ahora por caminos sin gente y es que estamos en la Sierra Sur, hermosa, imponente, totalmente desconocida menos para sus paisanos, fuera de las rutas turísticas que la pueden desfigurar. Y asi, rodeando arroyos, dando vueltas a un camino en un paisaje bravo y silencioso llego a uno de esos lugares mágicos y míticos de esta Sierra Sur de Jaén, aquí está el Nacimiento del Rio San Juan, idóneo sitio de visita para quitarse la asfixia de la ciudad, ver como surgen las pompas de agua del mismísimo suelo, y asi enamorado del territorio que he andado y del sitio que estoy, me dedico con mis compañeros a otra de las tareas de un buen caminante y peregrino, interesante tertulia aderezada con buen pan, buen queso y buen vino para rematar el camino.



BUEN CAMINO.

Jacinto Fuentes Mesa.

Abuelo, contador de historias y peregrino.







De Milladoiro a Santiago de Compostela.

viernes, 28 de abril de 2017

Santiago de Compostela, 14 de Abril de 2017

He llegado a Santiago aligerando mi mochila, he intentado apartar todo lo malo que creo tengo a mi alrededor, sin estruendos debo aparcar lo que me estorba y renovar mis fuerzas para el presente, ahí debo mostrarme fuerte, fuerte en el presente de mi Tormento, de mi familia, de mi gente, de mis compañeros y de mis amigos, el camino me ha enseñado a extender la mano, mano de apoyo y sustento en uno de los bienes mas preciados por el hombre, eso es la amistad.


Del paseo de hoy poco que contar, corto y agradable, nervios por llegar y no querer terminar, aldeas desperdigadas, bosques magníficos y entrada a una ciudad pletórica y exultante que sigue recogiendo con magia al peregrino.


La magia del camino que nos envuelve con la riqueza de sus historias y leyendas, que nos hace ver que en la vida cotidiana hay cosas que nos ocupan tiempo y no valen para nada, la magia del camino que nos hace ver como la naturaleza es la morada del peregrino y que te hace ver que no hay que buscar ni nada ni a nadie, si lo que buscas lo has encontrado antes.


Quisiera dedicar cuatro letras a mis compañeros de aventura, agradecerles el trato exquisito que he recibido de ellos, que la aventura realizada estos dias no se me olvidará, como tampoco a ellos se les olvidará en la vida, asi lo refiere un proverbio africano: "las huellas de los que caminaron juntos, nunca se borrarán".


El Camino no acaba en Santiago, sigue en la vida, RENOVARSE, RESUCITAR, VOLVER A EMPEZAR.....
En el camino nos conocimos y en el camino nos volveremos a ver.



Ultreia et Suseia.
Jacinto Fuentes.
Abuelo y peregrino.

DE PADRON A MILLADOIRO

Milladoiro, 13 de Abril de 2017.

Estoy a las puertas de Santiago y después de tantas veces como he llegado al Obradoiro y me he plantado a los pies del Apóstol, tengo la misma sensacion que la primera vez, no quiero que esto acabe!!!!



El camino esta lleno de sorpresas, te marca sin cicatrices, esta repleto de cosas bonitas, te llena.
Padrón es un punto esencial para la historia de las peregrinaciones, aqui empezó la leyenda.



Sales de Padrón sabiendo que a poco de andar esta Iria Flavia, otro lugar de la leyenda, con una Basílica excepcional, pero hay que seguir, el primer tramo es algo tedioso junto a una carretera que no invita al peregrino a nada, después el camino cambia y en vericuetas y recodeadas calles vas marcando tus pasos hasta llegar a Escravitud, visita y sello obligado, templo precioso agobiado en linea con una carretera que no deja contemplar su sencillez y su esplendor.

 
De nuevo el camino vuelve a la naturaleza, a rodear aldeas, es el momento de ver tu camino, ya piensas en la llegada que deseas y que no quieres hacer. No deja el camino de buscar la oportunidad para que el peregrino en su soledad encuentre que es de verdad lo mas importante de su vida, en el sitio de Faramello oyes tu silencio, palpas la belleza natural del sitio, te sientes en libertad.


Decido quedarme en Milladoiro, sin prisa aligeraré mi mochila, soltaré lastre y en mi llegada al final del camino tendré que saber que es lo mas importante y a partir de aqui volver al camino de la vida, volver a renovarse, volver a empezar, RESUCITAR de uno mismo.


Hasta mañana.
Buen Camino.

Jacinto Fuentes.
Abuelo y peregrino.

DEL MONASTERIO DE ARMENTEIRA A PADRON

Padrón, 12 de Abril de 2017

Bosque frondoso regalo total de la naturaleza, virginidad de un sendero que te sorprende en cada paso que das, vertiginosa pendiente que hace que el susurro del agua se convierta en griterio natural, después remansos de paz, arboleda con maneras altivas, paz en el aire, camino espiritual que merece conocer y ver el peregrino, unos seis kilómetros de andar y caminar con los sentidos preparados en ese hermanamiento entre viajero y naturaleza, bosque encantado y en alguna ocasion siniestro.


Acabado este tramo empiezas otro también agradable junto al rio Umia, seis kilómetros de sendero llano, susurrándote el agua, oyendo la casquera de los pajarillos en sus ires y venires y del croar de las abundantes ranas y como vistas viñedos y mas viñedos. Esta parte del camino es uno de esos tramos en los que el peregrino no tiene prisa, está fuera de la asfixia de la ciudad, piensa, razona y se mira a uno mismo y hasta se afirma que no necesita mucho mas para ser feliz.


Se acaban los bosques hermosos, vuelves al pueblo, al ver el acelerón sin sentido del coche, a la rutina tonta y absurda.
El final de la etapa no puede ser mas espectacular, olor a mar, a vistas de postales con encanto, a mullir los pies cansados ya en la arena de la playa, reculas el trasero en la arena y con la vista al frente o los ojos cerrados agudizando el oido te relajas y vuelven los sentidos al corazón y a sentir tus pies y a entender en silencio el valor de cada uno de tus pasos para la etapa.



Despues de comer me he sentido feliz nuevamente, rememorando la leyenda del Apóstol Santiago he subido en barco la Ria de Arousa, he visto ese Via Crucis con 17 cruces en la ribera de la via, esto también es camino, camino tan exquisito que cuando subia ria arriba podria haber llorado o reido o saltado de autentica felicidad.



Por cierto, y no es broma, en dos ocasiones me he cruzado con Rajoy, Don Mariano, y de tu a tu, de peregrino a senderista nos hemos saludado.

Hasta mañana.

Buen Camino.
Jacinto Fuentes.
Abuelo y peregrino.

De Pontevedra al Monasterio de Armenteira.

lunes, 24 de abril de 2017

Armenteira, 11 de Abril de 2017


Postrados a los pies de la Virgen Peregrina tomamos rumbo a poco mas de tres kilometros de Pontevedra hacia un camino nuevo, con la incertidumbre de si estará a la altura de otros caminos.


Como nota igualatoria al resto del Camino Portugues digamos que esta variante también tiene exceso de asfalto, pero no por ello deja de tener su atractivo, de nuevo aldeas, bosques, monasterios, playa, subida casi interminable sazonada con mucho Sol y puntos de auténticas postales que vuelven a meter al peregrino en el juego amoroso de la naturaleza.


Me encanta pasar la mano por una hoja de eucalipto, ponermela un rato en la nariz y oler a vida y a paz y sentir por un sentido ese patrimonio natural que nos puede dar el camino.


Monasterio de Poio, paz y silencio y a los pocos minutos paseo por playa y paso tras paso llegada a Combarro, lugar inédito en el camino donde una pequeña visita es obligada a sus hórreos y a la forma de vivir de los paisanos del lugar, pero es desde aqui donde el camino pone a prueba al peregrino, quizás en estas duras cuestas es donde fantaseo y pongo mi imaginación en esta tierra de duendes.


Conforme subo voy sintiendo que el cansancio es recompensado con vistas excepcionales que te hacen otear panorámicas insólitas.
Es cierto, es dura la subida y extraño en esta tierra su frescor, sus nieblas, su chirimiri, pero ahi está y casi al fin de etapa otro lugar de duendes, de gorgojeo de pájaros, de susurro de arroyos que despeñan aguas limpias y frescas, de ovejas que balan al ver pasar a los peregrinos y en lugar inédito alli esta de nuevo, un monasterio, el de Armenteira, envuelto en silencio vegetal donde el peregrino puede vivir los sentidos en su corazón, paz, sosiego, tranquilidad.........









Hasta mañana.
Buen Camino.

Jacinto Fuentes.
Abuelo y Peregrino.